Los Rollings, los Beatles…y los consultores de empresas familiares

Los «Rollings»​, los Beatles… y los Consultores de Empresas Familiares

Guillermo Salazar

Founder & Managing Director at Exaudi Family Business Consulting

Hace unos años, durante una conferencia que ofrecía sobre empresas familiares, uno de los asistentes me hizo la siguiente pregunta: “Dicen que lo que ha permitido a los Rolling Stones perdurar todos estos años (a diferencia de los Beatles), ha sido la presencia de un psicólogo que ha logrado que los miembros del grupo se mantengan unidos. ¿Se podría decir lo mismo de las familias empresarias cuando son atendidas por los consultores?”.

Lo interesante de la pregunta (aparte de lo original y divertido que resulta contestarla en público), era que parecía reflejar en el fondo una de las típicas concepciones que tenemos sobre el papel del consultor en las empresas familiares: el del «salvador», que viene a arreglar los temas fundamentales que las familias no pueden resolver por sí mismas. Cuando esto ocurre, las expectativas que se generan distorsionan la verdadera ayuda que puede llegar a aportar un asesor externo, ya que a fin de cuentas es la familia la única responsable de que las soluciones que necesita se implementen, para lo cual puede (¡cómo no!) seguir las sugerencias y opiniones del experto luego, de analizar la situación basado en su conocimiento y experiencia.

Una familia que puede definir un propósito tendrá más claro el tipo de ayuda que necesita. Todo grupo de individuos emparentados (consanguínea y políticamente), que tienen la capacidad de dejar a un lado sus agendas personales y enfocarse en un sueño compartido, apoyado en el afecto, la confianza, y con cualidades mínimas para poder encontrar la orientación adecuada para redactar sus objetivos, sacará el mejor provecho a un consejo que venga de fuera de su sistema. Sin esas características, difícilmente un consultor puede hacer un trabajo consistente y sostenible ya que, al final, su trabajo consiste en abrir algunas puertas y mostrar senderos: es a la familia a quien le corresponde decidir cuál quiere atravezar y hacer el recorrido.

Volviendo a la pregunta: efectivamente, los “Rollings” han perdurado (no sabemos si el secreto ha sido el psicólogo del grupo, aunque mucho podría haber ayudado conociendo el genio de Mick Jagger), y los Beatles con el tiempo fueron perdiendo la noción de equipo para poco a poco ir desarrollando sus carreras individuales (basta con hacer un recorrido por las carátulas de sus LPs, desde lo uniforme de sus vestimentas y corte de pelo en Please Please Me hasta la total repartición de individualidades en Let it be), dejándonos como lección primera que la garantía de la continuidad está enfocada en la noción de grupo y la fuerza de la unión, que no tanto en la idea de una ayuda externa que trate de reorientar intereses particulares.

Si usted es miembro de una familia empresaria y ha pensado en dirigirse a un consultor para que le ayude ante la demanda de “I can’t get no satisfaction”, tenga en cuenta que una buena respuesta que podría esperar en su caso sea: “All you need is love”.

Comparte: