Tres estrategias para mitigar el conflicto familiar

Los estudios demuestran que en las empresas familiares la probabilidad de tener una transición exitosa de una generación a otra se va diluyendo en la tercera generación.

Sin embargo, en esta estadística no medimos si la transición hacia la tercera generación no fue exitosa por falta de involucramiento o simplemente por falta de pasión a crecer la empresa familiar de los padres.

Tampoco sabemos si en este caso la tercera generación (12%) no siguió por que deseaban crear una empresa por ellos mismos o simplemente vivir del rendimiento de la empresa.

Para estar seguros que las transiciones de patrimonio reflejen los valores y visión de los miembros es importante tomar en cuenta tres estrategias para mitigar el conflicto que la transición pueda ocasionar.

1. Asegurarse que cada miembro de la familia tenga un plan financiero que elimine inseguridad y dependencia.

2. Establecer un ambiente de aprendizaje periódico que incluya; comunicación, un plan estratégico familiar, impacto social, educación financiera, toma de decisiones y valores compartidos.

3. Crear un ambiente de contabilidad con expectativas y consecuencias en un documento familiar de políticas de gobierno.

Es importante tomar en cuenta al establecer estas estrategias que la familia es un sistema emocional, que puede estallar si las decisiones tomadas aisladamente afectan el bienestar de otros miembros de la familia (roles duales conflictivos) y que “no confrontar” no es una herramienta de paz si no una bomba de tiempo.

Algunos lugares donde nace el conflicto es cuando existe desigualdad entre gerencia y propietarios, cuando el dinero se lleva como un arma destructiva y cuando el asumir lleva a resentimientos. Muchos de estos conflictos son a causa de falta de: comunicación (60%), preparación para la siguiente generación (25%) y planificación financiera (15%).

Conflicto entre familias es común. El 82% de las familias tienen conflictos trimestralmente, donde la mayor parte es causada por desacuerdo entre los accionistas (PwC, 2014). Para reducir la tensión en la familia se recomienda tres pasos:

1) enfocarse en el objetivo vs la persona

2) reconocer la emoción y la raíz mas no enfocarse en ello

    3) evaluar donde ha ocurrido este evento en la historia de la familia                  anteriormente y como se resolvio.

Y si sabemos esto, ¿por qué la comunicación sigue existiendo en triángulos?, ¿por qué las familias no tienen un plan de comunicación o involucran a los hijos desde pequeños en la empresa? O ¿por qué no existen roles definidos o diversificación entre la toma de decisiones o una estructura que soporte el nivel emocional y financiero?

Es probable que no lo hacemos porque el patrimonio de la familia no solo es financiero si no humano (comunicación), intelectual (mentoring), social (impacto) y financiero (educación). Los patrones se repiten y sin un “awareness” o reconocimiento es difícil ver por fuera los triángulos, mejorar la inteligencia emocional de la familia y que esta eleva el nivel de madurez familiar.

Debemos tomar en cuenta que la riqueza familiar se mide no solo por su capital financiero, pero también humano. Y para fortalecer el capital humano debemos invertir recursos en familia.

Elaine King, CFP®, Presidente de Family and Money Matters™ experta en planificación financiera patrimonial, sucesión, gobierno familiar y educación financiera, es autora del best seller “La Familia y El Dinero”. @elainekinfp https://familyandmoneymatters.com/

Si quieres conocer más ar´ticulos o eventos relacionados con empresas familiares envía tus datos a info@empresasfamiliares.info

Comparte: